Boda Tamara y Jonatan en Castillo Bonavia_Zaragoza (10)

La Noche de Reyes es mágica, una noche para soñar, donde se piden y cumplen deseos…Y eso es lo que les sucedió a Jonatan y Tamara en la Noche de Reyes de 2017. Lo que comenzó con una pequeña ‘avería’ en el coche, acabó con una especial pedida de mano en el Castillo Bonavía ¡en la noche más mágica del año!

Una sorpresa con forma de anillo

Jonatan quería que ese día fuera inolvidable para los dos, así que preparó con antelación una escapada romántica sorpresa.

Eligió con cuidado la fecha y el lugar, ¡ambas tenían que ser muy especiales! Así que recogió a Tamara a la salida del trabajo y le comentó que tenían que ir a probar las luces del coche porque no le funcionaban bien… ¡Una excusa perfecta!

¡Cuál fue la sorpresa de Tamara cuando descubrió, una vez habían llegado a Castillo Bonavía, que todo formaba parte de un pequeño plan para que tuviera una pedida de mano inolvidable!

Y sin duda que lo fue… Ahí comenzó todo: pensar cómo querían que fuera la boda, elegir una fecha, y en definitiva, comenzar a planear todos los detalles

El ¡Sí, Quiero!

Tamara y Jonatan se dieron el tan esperado ¡Sí! El 2 de junio de 2018. ¿El lugar? El sitio donde comenzó todo: Castillo Bonavía. Una boda civil donde las emociones y la familia jugaron un papel muy importante.

Las palabras de los novios durante la ceremonia siempre es uno de los momentos más emotivos y felices, como  también lo es cuando les llega el turno a los familiares. Sin duda, son momentos únicos e inolvidables para todos.

Pero en una boda no sólo hay lágrimas de felicidad. También hay momentos de ¡mucha diversión! Y el baile, es uno de ellos. En su boda, Tamara y Jonatan decidieron preparar una coreografía para ese momento y dejar con la boca abierta a sus invitados. ¿Lo consiguieron? ¡Claro, que sí! 😉

Más detalles de un gran día

Como siempre digo, una boda es mucho más que un ‘Sí, quiero’. Es un conjunto de momentos, sensaciones y ¡muchísimos detalles!

Todos y cada uno de esos detalles están pensados para que ese día sea único, desde la decoración  hasta los regalos que recibirán los invitados.

Y en este caso todo fue pensado con mucho cariño y cuidado para convertir su día, en un gran día: desde el caricaturista que obsequiaba a los invitados con su retrato como recuerdo, hasta el libro de firmas, el cuadro de huellas o las bengalas con las que se recibió en el salón a los novios.

¡Sin olvidar el menú de la boda! Otro gran protagonista del día. Donde no faltaron:

Aperitivos, un cortador de jamón o pulpo ‘a feira’ y platos tan espectaculares: como el ‘Falso habano de Creppe con trufa y hongos’, ‘Canelon de bogavante y gambas’; un tradicional plato: ‘Paletilla de Ternasco de Aragón al Horno con patatas panadera’, sorbete de limón al cava y un postre muy especial con tarta y helado… ¿alguién quiere repetir?;)

Por último, un divertido photocall, una candy bar personalizada y una riquísima recena americana para el momento de la fiesta…

Un día inolvidable tanto para novios, como familiares y amigos