Boda-Patricia-y-Luis-Boda-tras-Covid19--Castillo-Bonavía-Finca-Quijote

Patricia y Luis lo tuvieron claro desde el principio. Se conocieron por casualidad, en un bar de Zaragoza con un nombre que pudiera parecer incluso premonitorio: ‘Viva la vida’. Sin duda, ese momento les cambiaría la vida.

“Lo quiero todo contigo”

Y si el primer encuentro fue casual y fortuito, el transcurrir de su historia tampoco fue convencional.  Quizás porque tenían muy claro lo que querían de una relación y desde el principio. Y vieron que de repente y de forma inesperada ¡lo habían encontrado! Lo que le llevó a Luis a decidirse tan solo un mes después a pronunciar estas palabras tan elocuentes: “Lo quiero todo contigo”.

Una frase que revelaba todos los sentimientos que ambos compartían y que ha sido y será la frase que los defina como pareja y que llevarán siempre grabada ¡en sus alianzas :)!

Boda-Patricia-y-Luis-Boda-después-del-estado-de-alarma-Castillo-Bonavía-3

De pareja a familia numerosa

Pero el  ‘Sí, quiero’ para Patricia y Luis no significaba sólo la unión de los dos, sino que con esta frase se consolidaba una nueva familia: una maravillosa familia de 6.

Una familia que vivió tanto los preparativos, como la boda, como un día único para todos ellos. Donde hij@s pequeños y mayores se involucraron en cada uno de los preparativos: desde el diseño de las invitaciones (de las que se hacía cargo la mayor de los hermanos), como la preparación de los detalles de los invitados (de los que se encargaron los más pequeños con un poquito de ayuda).

Si algo define a esta pareja y a su estilo de boda sería este adjetivo: atípica y original. Aunque con tintes muy románticos. La novia la define como “una boda al puro estilo ‘Nothing Hill’ con mucha emotividad, en un jardín preparado al detalle por la organización del hotel, muy cercana y lluviosa (algo que favoreció la cercanía y emotividad, pero sobre todo la originalidad de la misma”.

Boda-Patricia-y-Luis-Boda-tras-Covid19--Castillo-Bonavía-6

Y es que dice el dicho, que “Novia mojada, novia afortunada” y así se siente Patricia. Y es que aunque la inesperada lluvia tampoco faltó en día e hizo que la ceremonia se trasladara al interior del Castillo. También hizo que los invitados arroparan todavía más a esta pareja, convirtiendo esos momentos en unos de los más especiales.  Además, hay que señalar que Luis y Patricia pudieron celebrar su boda tras meses de preparativos y sobre todo de muchísima incertidumbre y lo más importante: con ningún cambio de última hora causado por la pandemia, ¡ni siquiera en la fecha elegida!. Toda una suerte, sin duda.

De hecho fue la primera boda que se celebró en Castillo Bonavía tras el confinamiento y fin del estado de alarma. El 26 de Junio del 2020 será sin duda, una fecha mágica y para recordar para tod@s.

Foto familiar-Boda Patricia y Luis-Castillo Bonavía

Una boda muy participativa

Si algo tenían claro los novios fue tener en cuenta a cada uno de sus invitados y hacerlos participar de su historia. Así que decidieron colocar un micrófono en cada una de las mesas para que pudieran expresarse libremente durante todo el banquete.

Todos los detalles estaban muy bien pensados. Patricia nos cuenta:

“Cada una de las canciones elegidas representó un momento concreto de nuestra relación y quisimos hacer rememorar a nuestros hijos la banda sonora original de nuestras escapadas familiares.

Algo curioso fue la salida de la tarta, lejos de ser una típica canción romántica, dejé que Luis expresara su lado más  ‘heavy’ ambientando el momento con una canción fuera de lo convencional con una canción del grupo  GHOST’. Aunque sin duda la canción más emotiva fue la de la entrada a la ceremonia con la canción de REM ‘At my most beautiful’ y la de la entrada al salón del banquete con la canción de Vanesa Martin ‘Porque queremos vernos’.

Para el baile comentar que a todos nuestros hijos les gusta la película GREASE y quisimos representar una de sus canciones míticas.

EL hecho de ser dos personas con un recorrido anterior, nos ha hecho preparar este momento de un modo diferente, donde nuestros hijos han sido parte fundamental de dicha celebración.”

Los momentos más emotivos

Foto-familiar-Boda-Patricia-y-Luis-Castillo-Bonavía-4Sin duda esta pareja lo tiene muy claro. El momento más emotivo fue la intervención de sus hijos al dedicarles unas palabras durante la ceremonia.

“Fue emotivo para nosotros y para el resto de nuestros invitados. Se reflejó la unión y complicidad de nuestros cuatro hijos cuando todos los hermanos arroparon a la pequeña Elena cuando no pudo contener la emoción al intentar leer el discurso y finalmente, tuvo que salir Irene, la mayor a leerlo ” nos señala Patricia.

Agradecimientos

“A Castillo Bonavía por su exquisita atención y profesionalidad de todos y cada uno de los miembros del equipo. No nos faltó en ningún momento su consejo, asesoramiento y capacidad resolutiva ante los imprevistos (la lluvia). Han sido capaces de cumplir una de las ilusiones de una novia. Estoy absolutamente encantada del trato de Raquel, Verónica, Marianela, Isabel y Marta (concejala, que nos preparó un evento precioso y muy ameno y divertido). MUCHAS GRACIAS POR CUMPLIR MI ILUSION.

A los fotógrafos, nuestros amigos. Estamos seguros de que solo por el cariño que imprimieron en ellas, saldrán unas fotografías perfectas.

A La Florería, que se encargó de diseñar mi ramo de novia . Pedí a José Luis que no me lo enseñara y que me sorprendiera y puedo decir que lo hizo y fue espectacular: cumplió con el único requisito que le pedi (lavanda) y superó mis expectativas. También se encargó de preparar una campana con la réplica de mi ramo para un detalle dedicado a mi amiga en su 27 aniversario de bodas ese mismo día.”

Dejamos para el final, el agradecimiento más importante. Patricia y Luis no querían dejar pasar esta oportunidad para compartir estas palabras dedicadas a sus todos sus hij@s:

“A nuestros hij@s: Irene, Natalia, Marcos y Elena. Porque sin ellos no hubiese sido posible. Nos lo habéis puesto tan fácil… Ha sido sin duda, una convivencia fantástica”